Saltar al contenido

Linfedema de Brazo y su Tratamiento

El linfedema de brazo requiere de la instauración de tratamiento de forma temprana. Este trastorno requiere diversos modos de tratamiento para corregir el linfedema que se produce después de la extirpación de ganglios linfáticos durante la cirugía para el cáncer de mama, lo que se conoce como linfadenectomía.

Vamos a repasar que opciones hay SIN CIRUGIA y cómo se deben establecer de forma temprana para prevenir y tratar el linfedema antes de una intervención de cirugía.

Tiempo de lectura estimado: 9 minutos

Drenaje linfático manual del linfedema de brazo

El drenaje linfático manual es una técnica de masaje suave que ayuda a mover el líquido linfático acumulado hacia áreas donde el sistema linfático está intacto. Los terapeutas especializados aplican presión y movimientos específicos para estimular el flujo linfático, reduciendo la hinchazón. Este tipo de tratamiento es muy utilizado para drenar el linfedema del brazo.

El drenaje linfático manual es una técnica terapéutica eficaz y suave que ofrece una serie de beneficios para pacientes con linfedema de brazo y otros trastornos circulatorios y afecciones relacionadas con la retención de líquidos. Su aplicación precisa y su enfoque centrado en la estimulación del flujo linfático lo convierten en una herramienta valiosa en la gestión de diversas condiciones médicas y en la promoción del bienestar general del paciente.

Principios del drenaje linfático manual (DLM)

  1. Estimulación del sistema linfático: El DLM se enfoca en movimientos suaves y rítmicos que siguen el curso del sistema linfático. Estos movimientos ligeros y repetitivos ayudan a activar y estimular los vasos linfáticos superficiales del brazo, favoreciendo la circulación del líquido linfático.
  2. Reducción de la hinchazón: Al mejorar el flujo linfático, el DLM ayuda a reducir la acumulación de líquido intersticial en los tejidos, lo que disminuye la hinchazón y el edema en las áreas afectadas.
  3. Estimulación del sistema inmunológico: El masaje linfático puede contribuir a fortalecer el sistema inmunitario al eliminar desechos metabólicos, toxinas y agentes patógenos que son transportados por el sistema linfático.

Técnica y aplicación del drenaje linfático manual

Movimientos específicos:

Los terapeutas capacitados utilizan movimientos suaves, lentos y precisos con las manos en forma de copa o con los dedos en una serie de movimientos ligeros y repetitivos. Estos movimientos están diseñados para dirigir el flujo linfático hacia los ganglios linfáticos para su posterior eliminación. El DLM sigue una secuencia específica, comenzando en los ganglios linfáticos centrales para luego avanzar hacia áreas donde se encuentran los linfáticos superficiales. Se utiliza una presión muy suave para evitar dañar los delicados vasos linfáticos.

La duración y la frecuencia del tratamiento varían según la condición del paciente y la gravedad del problema. Las sesiones de DLM generalmente duran de 30 a 60 minutos y pueden requerir múltiples sesiones a lo largo del tiempo para obtener resultados más visibles en el linfedema del brazo.

El drenaje linfático manual no debe utilizarse en determinadas circunstancias debido a que puede provocar otros problemas. Así se debe evitar en presencia de infecciones agudas, en presencia de trombosis venosa profunda, cuando hay problemas cardiológicos o renales y cuando hay un cáncer activo.

Video de autocuidados de drenaje linfático de linfedema de brazo

Toca para ver video de automasaje

Terapia de compresión del linfedema de brazo

El uso de prendas de compresión, como mangas o vendajes, ayuda a comprimir suavemente el linfedema de brazo afectado, mejorando el flujo linfático y reduciendo la acumulación de líquido. Estas prendas deben ser adecuadas y ajustadas con precisión para evitar obstrucciones circulatorias.

La terapia de compresión es una herramienta crucial en el manejo del linfedema de brazo, ya que proporciona alivio de los síntomas, mejora la circulación y ayuda a controlar la progresión de esta condición crónica. Combinada con otras formas de tratamiento, como el drenaje linfático manual y el ejercicio, la terapia de compresión puede contribuir significativamente a mejorar la calidad de vida de las personas afectadas por el linfedema de brazo.

Tipos de terapia de compresión:

  1. Prendas de compresión: Las mangas, guantes, medias y vendajes compresivos son prendas diseñadas para aplicar presión graduada en el área afectada. Estas prendas se ajustan firmemente pero de manera cómoda, aplicando una presión mayor en la base del brazo o la pierna y disminuyendo gradualmente hacia la extremidad. Esto mejora la circulación y ayuda a mover el líquido linfático hacia los ganglios linfáticos para su eliminación.
  2. Vendajes de compresión multicapa: Los vendajes de compresión multicapa consisten en múltiples capas de vendajes elásticos que aplican presión uniforme sobre el área afectada. Estos vendajes se aplican de manera precisa para ayudar a reducir la hinchazón y remodelar los tejidos.

El vendaje multicapa o multicomponente está compuesto por una venda tubular de algodón más un vendaje acolchado y varias vendas de baja elasticidad o tracción corta. Las vendas de baja elasticidad producen baja presión de reposo, por lo que son bien toleradas, y aumenta en picos con la contracción muscular, incrementando el drenaje linfático. Sin embargo, las de alta elasticidad provocan más presión con la extremidad en reposo que en movimiento, y apenas aumentan el bombeo durante el ejercicio. La terapia compresiva produce una disminución de la filtración capilar, aumento de la reabsorción linfática, mejora la bomba muscular (sístole muscular pantorrilla), ablanda zonas fibroescleróticas, conserva los beneficios del drenaje linfático y aumenta la superficie de reabsorción de linfedema en el brazo.

Funciones y beneficios de la terapia de compresión:

  1. Reducción de la hinchazón: La presión ejercida por las prendas de compresión ayuda a reducir la acumulación de líquido linfático en los tejidos, disminuyendo la hinchazón y mejorando la apariencia estética.
  2. Mejora del flujo linfático: La compresión controlada facilita el movimiento del líquido linfático hacia los ganglios linfáticos de la axila y zona clavicular, para su eliminación, mejorando así el flujo linfático y reduciendo la posibilidad de complicaciones en el brazo.
  3. Prevención del deterioro y complicaciones: Al reducir la hinchazón y mejorar la circulación, la terapia de compresión ayuda a prevenir el deterioro de los tejidos, infecciones recurrentes y el desarrollo de úlceras.
  4. Apoyo a la función muscular: La compresión proporcionada por estas prendas también puede brindar apoyo a los músculos y ayudar en la movilidad, especialmente en áreas afectadas por el linfedema.

Cómo se usa la terapia de compresión:

  • Personalización de las prendas: Las prendas de compresión se adaptan a las necesidades individuales de cada paciente y se ajustan con precisión para garantizar una presión adecuada sin obstruir el flujo sanguíneo.
  • Uso continuo: Las prendas de compresión deben usarse regularmente durante el día y, en algunos casos, también durante la noche para mantener la presión y maximizar los beneficios.

Consideraciones importantes en el linfedema de brazo

  • Ajuste adecuado: Las prendas de compresión deben ser adaptadas y proporcionadas por profesionales capacitados para garantizar un ajuste preciso y cómodo.
  • Reemplazo y cuidado: Es esencial reemplazar las prendas de compresión según las recomendaciones del fabricante y mantenerlas limpias siguiendo las instrucciones de cuidado adecuadas.
  • Supervisión médica: El uso de la terapia de compresión debe ser supervisado por profesionales de la salud especializados en linfedema para evaluar su eficacia y realizar ajustes según sea necesario.

Ejercicio físico

El ejercicio regular ayuda a mover el líquido linfático y mejora la circulación. Los ejercicios específicos, como los movimientos de flexión y extensión del brazo, pueden ser prescritos por fisioterapeutas para reducir la hinchazón y mejorar la movilidad.

En cuanto al ejercicio físico, los ejercicios de resistencia estimulan la actividad muscular y aumentan el flujo linfático, y los ejercicios aeróbicos aumentan la presión intraabdominal, facilitando el bombeo hacia el conducto torácico. El ejercicio además activa el sistema simpático, que aumenta el tono de vasos linfáticos y venosos. Es recomendable realizar actividad física diaria como caminar, yoga, pilates o bicicleta, sin olvidar llevar la media compresiva o el vendaje.

Cuidados de la piel en linfedema de brazo

La piel afectada por el linfedema de brazo debe mantenerse limpia, suave e hidratada para prevenir infecciones. Es crucial evitar lesiones y heridas que puedan aumentar el riesgo de infecciones.

El cuidado de la piel pretende evitar infecciones de hongos y bacterias. Se inicia con medidas higiénicas y, si es necesario, se utilizan agentes desinfectantes. En ocasiones se requieren productos antimicóticos y/ o antialérgicos. En general, se recomienda realizar una meticulosa higiene y cuidado de la piel con lociones de pH bajo o sustitutos del jabón, secar muy bien la piel y aplicar emolientes (especialmente por las noches), prestar atención a cambios de color o de temperatura que podrían ser indicativos de infección, y aplicar urea al 20 % en zonas de hiperqueratosis y pliegues cutáneos.

Ante cualquier herida siempre es preferible limpiar con agua y jabón de pH neutro y posteriormente aplicar un antiséptico.

Educación y autocuidado en linfedema de brazo

Los pacientes deben recibir educación sobre cómo manejar el linfedema de brazo en su vida diaria. Esto incluye aprender técnicas de drenaje linfático simples, cuidado de la piel, medidas de prevención de infecciones y evitar actividades que puedan empeorar la hinchazón.

Debido a que el linfedema suele cronificarse, los pacientes suelen requerir cuidados de por vida. Por lo tanto, es muy importante asegurar la adherencia terapéutica mediante una buena educación sanitaria para evitar complicaciones. No hay una dieta especial para el linfedema. Se recomienda evitar el sobrepeso, no disminuir la ingesta de proteínas, aunque es mejor elegir los bajos en grasa saturada como el pollo, conejo, pavo o pescado y potenciar el consumo de legumbres. Mantener niveles correctos de omega 3 y 6, potenciar alimentos ricos en vitaminas A, D, E, K. Consumo de agua en torno a 1-1.5 l de agua, igual que la población en general.

Técnicas complementarias

Algunas terapias complementarias, como la terapia descongestiva compleja (TDC), pueden incluir una combinación de DLM, compresión, ejercicios y cuidados de la piel para reducir la hinchazón y mejorar la función del brazo afectado.

Importancia del tratamiento temprano y seguimiento continuo

El tratamiento temprano y el manejo constante del linfedema de brazo son fundamentales para controlar la progresión de la enfermedad y prevenir complicaciones a largo plazo. Los pacientes con linfedema deben seguir un plan de cuidados a largo plazo y someterse a un seguimiento médico regular para evaluar la respuesta al tratamiento y ajustar las estrategias según sea necesario. El tratamiento multidisciplinario, que involucra a fisioterapeutas, médicos especializados y enfermeras capacitadas, es esencial para garantizar un manejo efectivo y mejorar la calidad de vida de los pacientes con linfedema de brazo.

¿Cuál es el principal tratamiento del linfedema?

La terapia de compresión por medio de prendas de compresión elástica

¿Qué tratamiento es mejor para el linfedema de brazo?

Lo mejor es realizar terapia compleja, es decir, combinar diferentes tratamientos incluyendo vendajes específicos y compresión

¿Se cura el linfedema de brazo con el tratamiento compresivo?

No, pero se controla mejor su evolución y se evita que progrese

¿Se puede combinar la terapia de compresión con la cirugía en el linfedema de brazo?

Si, es muy recomendable

Referencias

Gómez Gómez, N. 2019. Vendaje multicapa en linfedema secundario de miembro inferior. Revista de Enfermería Vascular. 2, 4 (jul. 2019), 27-32. DOI: https://doi.org/10.35999/rdev.v2i4.48.