Saltar al contenido

Cáncer de Mama, qué es.

Qué es la mama y qué es el cáncer de mama para que puedas entender mejor cómo se hace una mastectomía si has sufrido una lesión maligna de mama o quieres prevenir su aparición.

La glándula mamaria

as glándulas mamarias son estructuras fundamentales en los mamíferos, responsables de la producción de leche materna, un nutriente vital para los recién nacidos. La lactancia no solo proporciona una nutrición óptima para el bebé, sino que también ofrece una serie de beneficios adicionales, como el fortalecimiento del sistema inmunológico del recién nacido y la estimulación de la contracción uterina postparto, lo que contribuye a la recuperación de la madre después del parto.

En los seres humanos, estas glándulas están ubicadas típicamente en pares a ambos lados del esternón, lo que permite una distribución equilibrada de la producción de leche para la alimentación del bebé. La presencia de dos glándulas mamarias es una característica distintiva de la anatomía humana y refleja la importancia de la lactancia materna en el desarrollo y la salud tanto del bebé como de la madre.

Simetria mama
Simetría de las mamas. Los senos más bonitos son simétricos. La simetría debe ser un objetivo de la reconstrucción de mama.

Las glándulas mamarias presentan su mayor desarrollo alrededor de los 20 años de edad, mientras que a los 40 años comienza su atrofia. Cada mes, en relación con el ciclo ovárico de hormonas la mama sufre cambios que la preparan para la actividad y un posible embarazo.

Cuando la glándula mamaria se desarrolla en el hombre y aumenta su tamaño se denomina ginecomastia. En algunas ocasiones pueden desarrollarse pezones y pequeños tejidos mamarios adicionales. Cuando hay varios pezones en un mismo lado se denomina politelia.

Cómo es la mama por dentro

La mama es un órgano complejo compuesto por lobulillos productores de leche, a través de los cuales fluye la leche por conductos hasta llegar al pezón. Estas estructuras están conectadas por tejido fibroso y graso, que proporciona soporte y nutrición.

Rodeada por la fascia superficial y envuelta por una capa de piel redondeada, la mama presenta en su centro la areola, mientras que el pezón actúa como la salida de los conductos lácteos hacia el exterior.

La glándula mamaria se extiende ligeramente hacia la axila, conocida como la cola de Spence, y su parte superior, especialmente en el área externa, contiene la mayor cantidad de tejido mamario de toda la mama.

Ubicado detrás de la glándula mamaria, se encuentra el músculo pectoral, mientras que más profundamente se hallan las costillas. La vascularización de la glándula mamaria proviene de arterias y venas derivadas de los músculos intercostales, principalmente en los espacios intercostales 3º y 4º. Además, la sensibilidad de la mama está mediada por nervios que se originan en esta misma región anatómica.

Anatomía de la mama
Anatomía de la mama. La imagen muestra la anatomía normal de la mama en su interior. Los alveolos producen la leche que discurre por los conductos que terminan en su salida por la areola y pezón. Los lobulillos y los conductos están organizados en segmentos o pirámides agrupadas. Entre ellos se encuentran los septos de la mama. Además entre cada uno de ellos y alrededor el tejido se encuentra envuelto en abundante cantidad de grasa.
Fuente: NIH Instituto Nacional del Cáncer

Anatomía alrededor de la mama

Los conductos linfáticos de la glándula mamaria tienen principalmente como destino los ganglios axilares, donde drenan la mayor parte de la linfa. Algunos de estos conductos también pueden dirigirse hacia los ganglios de la cadena mamaria interna o incluso hacia los ganglios de la mama contralateral.

En la axila, es crucial tener en cuenta la proximidad de los ganglios linfáticos con las ramas del nervio intercostobraquial. Este nervio se encuentra en estrecha relación con los ganglios axilares, y durante procedimientos quirúrgicos, como la disección de los ganglios, existe el riesgo de lesión nerviosa, lo que puede resultar en una zona de anestesia en la cara interna del brazo, extendiéndose hasta casi el codo.

Es importante destacar que la presencia de ganglios linfáticos dentro de la propia mama no siempre indica la presencia de enfermedad. La detección de ganglios dentro de la mama puede ser parte de la estructura anatómica normal y no necesariamente estar relacionada con un proceso patológico.

Forma de la mama

La forma de la glándula mamaria está significativamente influenciada por los ligamentos de Cooper, los cuales se insertan en la piel y contribuyen tanto a dar forma como a permitir una notable movilidad.

El volumen ideal de la mama se distribuye aproximadamente en un 55% por debajo del pezón y un 45% por encima del mismo. Esta proporción contribuye a una apariencia estética y equilibrada de la mama.

Durante el embarazo y la lactancia, la forma de la mama experimenta cambios significativos. En mujeres que no han dado a luz, el seno tiende a ser hemisférico y puede aplanarse ligeramente por encima del pezón. Sin embargo, tras los cambios hormonales asociados con el embarazo y la lactancia, la forma de la mama tiende a volverse más tubular y con una tendencia a la caída.

En la areola, se pueden observar pequeños bultitos conocidos como glándulas sebáceas de Montgomery. Estas glándulas son importantes para la salud y el cuidado de la piel del pezón. Además, los detalles de la areola, incluidas las luces y sombras naturales, desempeñan un papel crucial en la estética de la mama. Estos aspectos son considerados cuidadosamente durante la reconstrucción de la areola para lograr resultados realistas y estéticamente satisfactorios.

¿Qué es el cáncer de mama?

El cáncer de mama, también conocido como cáncer de seno, es una enfermedad heterogénea que puede manifestarse de diversas formas. Se caracteriza por un crecimiento anormal de las células mamarias en los conductos, los lóbulos o en los espacios intersticiales, que pueden propagarse a otras partes del cuerpo.

Este tipo de cáncer suele estar influenciado por factores genéticos y hormonales. En la actualidad, el cáncer de mama se considera cada vez más como una enfermedad crónica, incluso en casos de cáncer de mama metastásico.

La reducción en la mortalidad se debe a los avances en los tratamientos disponibles, que han logrado prolongar la supervivencia de las pacientes durante muchos años, incluso en presencia de metástasis a distancia. En algunos casos de carcinoma metastásico de mama, incluso se está considerando la posibilidad de realizar procedimientos de reconstrucción mamaria, lo que refleja el cambio hacia una perspectiva más integral y centrada en la calidad de vida de las pacientes.

Lesiones de la mama.
El dibujo muestra varias lesiones diferentes que pueden aparecer en la mama. Bajo la piel de color rojizo pueden ocurrir abscesos e infecciones. En los conductos de la leche en azul claro pueden ocurrir papilomas cerca del pezón. También en los conductos de la leche pueden ocurrir lesiones como carcinoma de los conductos o carcinoma ductal in situ. Si este tumor progresa entonces sale de los conductos, y se hace infiltrante como aparece en color morado. Cuando el carcinoma se origina en los alveolos o lóbulos que fabrican la leche se llama carcinoma lobulillar y aparece dibujado en azul.

Riesgo de cáncer de mama

Se ha estimado que el riesgo de padecer cáncer de mama en la población es de 1 de cada 9 mujeres a lo largo de su vida.

Tipos de cáncer de mama

Los tipos de cáncer de mama más frecuentes son:

  • Carcinoma In Situ de la Mama:
    • CDis: Carcinoma Ductal In Situ.
    • CLis: Carcinoma Lobulillar In Situ.
  • Carcinoma Infiltrante:
    • CDI: Carcinoma Ductal Infiltrante.
    • CLI: Carcinoma Lobulillar Infiltrante.
  • Carcinomas Mesenquimales de la Mama.
  • Enfermedad de Paget
  • Linfoma Mamario

La mastopatía fibroquística es un término que se utiliza para describir lesiones palpables e induradas en la mama, que suelen cambiar con el ciclo menstrual y que no tienen por qué albergar una lesión maligna.

Cómo se presenta el cáncer de mama

La presentación del cáncer de mama puede ocurrir en las pacientes de tres maneras:

  • Cáncer de mama esporádico: se presenta de manera casual en la paciente. Es el tipo más frecuente de presentación.
  • Cáncer de mama hereditario: es aquél que se presenta en una paciente bajo una herencia dominante por presencia de una mutación genética conocida.
  • Cáncer de mama familiar: se produce cuando se presentan familiares que han padecido cáncer de mama, y supone un aumento de riesgo en comparación con la población sana.

Cómo detectar cáncer de mama

El cáncer de mama se detecta mediante técnicas de mamografía, ecografía y exploración clínica.

La mamografía y la ecografía son herramientas fundamentales para detectar el cáncer de mama en sus etapas más tempranas, cuando aún es muy pequeño y no produce síntomas evidentes. Por esta razón, se llevan a cabo campañas de detección precoz de cáncer de mama en mujeres mayores de 40 años, e incluso mayores de 50 años, con el objetivo de identificar posibles anomalías y tumores en sus fases iniciales.

En contraste, la exploración clínica, realizada por la propia paciente o por su médico, puede detectar únicamente tumores que son palpables, lo que suele indicar que el tumor ha crecido lo suficiente como para ser detectado a través del tacto. Por lo tanto, cuando un tumor es palpable, suele ser más grande y puede tener un pronóstico menos favorable.

Es crucial promover campañas de detección precoz del cáncer de mama mediante mamografías y ecografías, especialmente en mujeres con factores de riesgo o antecedentes familiares de la enfermedad, para permitir un diagnóstico temprano y mejorar las posibilidades de tratamiento y supervivencia.

Síntomas del cáncer de mama

El cáncer de mama puede desarrollarse desde tamaños muy pequeños y crecer con el tiempo. Para detectarlo en sus etapas más tempranas, son fundamentales las pruebas de mamografía y ecografía.

Es importante tener en cuenta que un cáncer de mama generalmente no causa dolor en sus etapas iniciales y puede pasar desapercibido. La mamografía es capaz de detectar la enfermedad cuando aún mide apenas unos pocos milímetros, mucho antes de que sea palpable. Por esta razón, se realizan campañas de detección precoz de cáncer de mama mediante mamografía en mujeres mayores de 40 o 50 años, con el fin de identificar posibles anomalías y tumores en sus fases más tempranas.

Sin embargo, cuando un cáncer de mama alcanza un tamaño suficiente para ser palpable, generalmente ya ha crecido considerablemente. Algunos signos de alerta incluyen la presencia de un nódulo mamario, que es una lesión palpable, y cambios en el pezón, como retracción o salida de sangre (telorragia). Además, la aparición de hundimientos en la piel de la mama, endurecimiento o piel de naranja pueden indicar una enfermedad más avanzada.

Es importante destacar que el cáncer de mama no suele causar dolor, excepto cuando afecta a los huesos. Por lo tanto, cualquier dolor en la mama no necesariamente indica la presencia de cáncer y puede estar relacionado con otras afecciones como la mastitis, que se caracteriza por dolor, inflamación y enrojecimiento de la mama, y puede ocurrir en situaciones como el embarazo, el ciclo menstrual o el consumo de tabaco, o como parte de la enfermedad conocida como hidradenitis supurativa.

Estadíos del cáncer de mama y supervivencia

La estadificación del cáncer de mama se realiza utilizando la clasificación TNM que describe el tumor (T), los ganglios (N) y las metástasis (M). Esta clasificación está desarrollada por la AJCC y se ha establecido curvas de supervivencia para cada uno de los estadíos. La última actualización del TNM para cáncer de mama es la 8ª edición de 2018.

Curvas de supervivencia en cancer de mama
El gráfico muestra la supervivencia en cáncer de mama. Esta gráfica representa la evolución de una población no seleccionada que puede representar a una población aleatoria actual. Autor: José Ángel Muniesa.

La supervivencia en los estadios iniciales del cáncer de mama es notablemente alta, alcanzando casi el 100% a los 5 años. Sin embargo, esta tasa comienza a disminuir significativamente cuando el tumor ha crecido más de 5 centímetros o ha afectado de manera seria a los ganglios linfáticos.

Es importante destacar que los ganglios de la axila del mismo lado donde se encuentra el cáncer de mama son los lugares preferidos para que este haga metástasis. Posteriormente, pueden ocurrir metástasis en otros órganos como los huesos de la columna vertebral, los pulmones o el hígado.

Entre los subtipos más agresivos de cáncer de mama se encuentran aquellos que presentan el marcador Her2+ y los que tienen un carácter invasivo. Por el contrario, los tumores in situ, aunque puedan ser extensos, tienen menos agresividad ya que no penetran en los tejidos circundantes, como el carcinoma intraductal.

Cómo se comporta el cáncer según la edad

El cáncer de mama muestra patrones de comportamiento diferentes según la edad de las pacientes, como sugiere un estudio realizado en la provincia de Castellón que ofrece interesantes conclusiones sobre esta temática.

Según este estudio, no se observa un aumento significativo en la incidencia de cáncer de mama entre las pacientes más jóvenes. Es poco común encontrar cáncer de mama en mujeres de 20 o 30 años, siendo las pacientes menores de 45 años las menos afectadas por esta enfermedad. Sin embargo, cuando estas mujeres desarrollan cáncer de mama, tienen una mayor propensión a sufrir recidivas.

La incidencia de cáncer de mama en pacientes jóvenes parece ser menor en comparación con otros países vecinos, aunque es importante considerar que los estudios pueden presentar limitaciones en su alcance y metodología.

¿Es necesario tratar el cáncer de mama?

El cáncer de mama es una enfermedad que dejada evolucionar y sin tratamiento adecuado conduce a la muerte de la paciente.

Las terapias alternativas no sirven de forma efectiva para el tratamiento del cáncer mama.

Las terapias que mejor han demostrado aumentar la supervivencia de las pacientes que sufren cáncer de mama son:

Cirugía:
La cirugía es un pilar fundamental en el tratamiento del cáncer de mama y puede implicar la extirpación parcial o total del seno afectado, conocida como lumpectomía o mastectomía, respectivamente. La cirugía también puede implicar la extirpación de ganglios linfáticos en la axila para determinar si el cáncer se ha propagado. El objetivo principal de la cirugía es eliminar el tumor primario y reducir el riesgo de recurrencia.

Radioterapia:
La radioterapia utiliza radiación ionizante para destruir células cancerosas o evitar que crezcan. En el caso del cáncer de mama, la radioterapia se puede administrar después de la cirugía para destruir cualquier célula cancerosa residual en la mama o en los ganglios linfáticos. También se puede utilizar antes de la cirugía para reducir el tamaño del tumor.

Quimioterapia:
La quimioterapia consiste en el uso de medicamentos para destruir las células cancerosas o para evitar que se reproduzcan. Se administra generalmente por vía intravenosa y puede utilizarse antes o después de la cirugía para reducir el tamaño del tumor o para tratar el cáncer que se ha propagado a otras partes del cuerpo. La quimioterapia también puede ser una opción para pacientes con cáncer de mama avanzado o metastásico.

Hormonoterapia:
La hormonoterapia, también conocida como terapia hormonal o terapia endocrina, se utiliza para tratar el cáncer de mama que es sensible a las hormonas, como el estrógeno o la progesterona. Este tratamiento puede implicar la administración de medicamentos que bloquean la producción de hormonas o que interfieren con su acción en las células cancerosas. La hormonoterapia puede ser utilizada sola o en combinación con otros tratamientos, como la cirugía o la radioterapia.

Inmunoterapia:
La inmunoterapia, también conocida como terapia biológica, utiliza el sistema inmunológico del cuerpo para combatir el cáncer. Esta forma de tratamiento puede implicar el uso de medicamentos que estimulan el sistema inmunológico para reconocer y atacar las células cancerosas, o que bloquean las señales que permiten a las células cancerosas evadir la detección del sistema inmunológico. La inmunoterapia se está investigando como una opción de tratamiento para ciertos tipos de cáncer de mama, especialmente en aquellos que tienen un componente inmunitario significativo.

Crioterapia:
La crioterapia es una técnica que utiliza frío extremo para destruir las células cancerosas. En el caso del cáncer de mama, la crioterapia puede implicar la aplicación de nitrógeno líquido o gases fríos directamente sobre el tumor para congelar y destruir las células cancerosas. Esta técnica se está investigando como una opción de tratamiento menos invasiva para tumores pequeños en la mama, especialmente en casos donde la cirugía tradicional puede no ser una opción adecuada. Sin embargo, aún se necesita más investigación para determinar su eficacia y seguridad a largo plazo en el tratamiento del cáncer de mama.

Supervivencia del carcinoma de mama

El estudio retrospectivo resalta la gravedad del cáncer de mama al comparar la supervivencia de las pacientes con esta enfermedad con la supervivencia natural de las mujeres sin ella. La diferencia es abrumadora: mientras que la supervivencia natural alcanza el 50% a los 20 años, la supervivencia de las pacientes con cáncer de mama es del 0% en el mismo período. Estos hallazgos subrayan la necesidad de tratamientos convencionales y efectivos para combatir esta enfermedad.

Aunque la medicina alternativa puede desempeñar un papel en el bienestar integral de los pacientes, no se ha demostrado que tenga un impacto significativo en la supervivencia o en la cura del cáncer de mama. Por lo tanto, es crucial que las pacientes busquen atención médica adecuada y basada en la evidencia para abordar esta enfermedad potencialmente fatal.

Tratamiento del cáncer de mama

A la vista de la situación de la paciente y las características de su lesión, el tratamiento se decide de forma individualizada en los comités multidisciplinares de cáncer de mama.

Es responsabilidad de los Comités y Unidades de Mama planificar y coordinar los tratamientos de cirugía (mastectomía o tumorectomía) y radioterapia, así como quimioterapia que van a recibir las pacientes de cáncer de mama para mejorar su supervivencia. Además se debe tener en cuenta cómo el gesto quirúrgico y la radiación pueden complementarse o pueden interferir en la recuperación de las pacientes y su calidad de vida.

De momento no existe una vacuna contra el cáncer de mama.

Cómo prevenir el cáncer de mama

Se puede prevenir mediante una mastectomía preventiva o profiláctica.

Preguntas frecuentes sobre cáncer de mama

¿Cómo detectar cáncer de mama?

Con mamografía y ecografía.

¿Cómo prevenir o evitar el cáncer de mama?

Con mastectomía preventiva o profiláctica

¿Cómo curar el cáncer de mama?

Mediante cirugía, radioterapia y quimioterapia.

¿Cómo se detecta el cáncer de mama?

Cuando se detecta a la palpación ya es muy grande

¿Cuál es el cáncer de mama más agresivo?

Aquél que es invasivo

¿Dónde puede hacer metástasis el cáncer de mama?

En los ganglios de la xila, huesos, pulmones e hígado.

¿Por qué ocurre el cáncer de mama?

Por influencia de las hormonas y factores biológicos de las pacientes.

Más información